ES

La Isla de Formentera

Formentera está situado en el sur del archipiélago Balear, siendo la mas pequeña de todas las islas que lo componen. Sus playas de aguas cristalinas, el respeto por la naturaleza, la paz y la tranquilidad que se respiran en sus 82 km. cuadrados, constituyen uno de los mayores atractivos para el visitante. La población de la isla consta de 6000 habitantes, la mayoría de ellos dedicados a la industria turística.

El único punto turístico de la isla, Es Pujols, es muy pequeño, con algunos bares en verano y un par de discotecas. Por lo tanto, lo que mas se aprecia de Formentera es su magnifica costa, la claridad y el color del mar y sus aguas turquesas. Las mejores playas son las de arena blanca, Platja d'Illetas y Platja de Llevant en la estrechísima península de Trucador, en el norte y Platja de Mitjorn, una media luna de arena que ocupa gran parte de la costa sur de la isla.

Lejos de la costa, el campo de esta isla es sorprendentemente bello, a pesar del clima árido. Está compuesto de una mezcla de trigales, viñedos, algarrobas e higueras, divididos por unos muros bajos de piedra de color ámbar. Lo mejor es explorar la isla en bicicleta siguiendo las "Rutas Verdes", una red de senderos rurales que conectan los pueblos de Formentera.

En Formentera se han encontrado los primeros restos de una sociedad humana de las islas Baleares, en la península de Barbária y datan del año 1850 a.C. Se sabe que esta zona estaba habitada por familias que cuidaban ganado, pescaban y cultivaban la tierra. Al norte de la isla, cerca del pueblo de Es Pujols, en Ca Na Costa, ha quedado como testimonio una impresionante cámara mortuoria con herramientas de piedra y hueso. Además han pasado por Formentera los Romanos que trasladaron cientos de colonos y esclavos a la casi desértica isla, así que hacía el año 70 a.C. la población de la isla, bajo dominio Romano, alcanzó los 3.000 habitantes, una cifra a la que sólo se llagaría después en la década de 1970.

Port de La Savina

Alrededor del pequeño puerto natural de noreste de la isla se encuentra La Savina, un pueblo adormecido que se anima solamente cuando atraca el Ferry desde Ibiza con sus bulliciosos pasajeros. Hacia el sureste de La Savina, se encuentran los dos lagos de sal de la isla, el Estany Pudent y el Estany des Peix, unos sitios muy interesantes para observar los pájaros. Las Salinas, que se encuentran al norte de la isla, cerca del puerto, ya no se han vuelto a explotar comercialmente desde el 1984, pero la cristalización sigue su proceso, con tacos de sal que cuelgan de los límites de los muros de piedra que dividen las balsas de agua. Junto con los lagos de sal, las salinas forman una importante zona de pantanos que atrae a todo tipo de ave zancudas y se han incluido en un parque natural protegido que abarca además la zona sur de Ibiza y la isla de Espalmador.

Es Pujols y la costa norte de la isla

El único enclave turístico creado con la finalidad de explotar el negocio estival es Es Pujols, a 2 km. al norte de San Fernando. Se trata de un lugar pequeño muy popular entre los jóvenes italianos y alemanes. Es animado, pero no está abarrotado como Ibiza; aun así hay bastante bares y un par de discotecas. Tiene una playa de arena fina formada por dos medias lunas, separadas por una serie de rocas bajas. Las aguas son pocas profundas y de un azul turquesa maravilloso. La movida nocturna de Formentera, aunque no sea mucha, se encuentra aquí.

Sant Francesc

La diminuta capital de la isla es San Francisco Javier, un pueblo pequeño a 2km al suroeste de La Savina. El atractivo trazado de las pocas calles de esta población alberga algunas tiendas y un par de edificios históricos. La iglesia es una construcción sencilla de fachada blanca con una ventana pequeña en lo alto del muro que fue consagrada en 1726. Hasta mediados del siglo 19 se mantuvieron unos cañones en el techo plano para defender a la población del constante peligro de piratas. Un otro punto de interés de San Francisco es el Museo Etnológico cerca de la plaza de la iglesia, donde se pueden ver entre otras cosas herramientas de labranza antiguas y aparejos de pesca del lugar.

Sant Ferrràn

En el cruce de la carretera principal entre La Savina y La Mola se encuentra el pequeño pueblo de San Fernando, la segunda localidad mas importante de la isla. Su iglesia, construida a finales del siglo 18 es de fachada de líneas muy simples, rematada por un sencillo campanario. Cerca de la plaza de la iglesia se encuentra la Fonda Pepe, la taberna mas famosa de Formentera, que se ha convertido en centro de reunión tanto de los habitantes de la isla como de los que la visitan, extranjeros o no.

El Pilar de La Mola

El extremo este de la isla con la embriagadora mezcla de bosques y campos cultivados de La Mola, es la parte mas pintoresca de la isla. E promontorio de piedra caliza de la Mola contempla el resto de la isla desde una altura de 202m. El solitario pueblo El Pilar de La Mola es una especie de centro social para los agricultores y hippies que viven aquí.

Es un modesto asentamiento de unas 50 casas, con unas cuantas tiendas y café-bars, situado en la carretera principal. Aunque normalmente es un lugar bastante apagado, los miércoles y domingos su plaza se convierte en un animado mercadillo de artesanía. Los otros puntos de interés de esta zona son la iglesia, construida en 1772 en el estilo típico ibicenco, dos antiguos molinos y el faro de la Mola, que se encuentra en el extremo este de la isla. Este faro es uno de los símbolos de la isla y su foco de luz llega a 37 km de distancia. Sirvió de inspiración a Jules Vernes en su novela "El faro del fin de Mundo", atraído sin duda por el paisaje solitario y aislado del lugar.

Español
Inglés

ACTUALIZAR Traducción
CERRAR
  Refrescar página