ES

Huelva, Andalucia

Situada en el poniente de la comunidad andaluza, la provincia de Huelva se localiza en un enclave geográfico privilegiado en el que se integran paisajes tan diferentes como las tierras serranas del Norte, los campos mineros de la zona central o las marismas del Sur. El medio físico onubense se compone de regiones naturales de índole variada. Por ejemplo, la zona norte, que se corresponde con la parte más occidental de Sierra Morena, es lugar de frondosos paisajes montañosos, con bosques de castaños y encinas. Asimismo, cuenta con hitos orográficos importantes, como las sierras de Contiendas o la agreste Aracena, en donde se pueden visitar cuevas como la Gruta de las Maravillas. En las inmediaciones también se sitúan nombres ya míticos, como el del pueblo de Jabugo, conocido por la excelencia de sus jamones. Un poco mas al sur se extienden las tierras rojas de Andevalo, de las que desde hace miles de años el hombre ha extraído minerales, configurando el característico paisaje que hoy muestra.

Es aquí, también, donde nace uno de los ríos mas conocidos de la provincia, el Tinto.

En dirección hacia la costa se encuentran las tierras llanas, enmarcadas por los ríos Guadiana y Guadalquivir, que ofrecen a la vista amplios campos que constituyen la principal región agrícola de Huelva, como la zona del Condado, famosa por su producción vinícola.

Y ya en la costa, con casi 100 km de playas de finísima arena, bañadas por el Atlántico, puede apreciarse la maravillosa vista que ofrecen los entornos naturales de las marismas de Huelva o el impresionante Parque Nacional de Doñana.

Gastronomia

Los contrastes de la tierra aparecen en la gastronomía, con evidente diferenciación entre las áreas del interior y las costeras.

Platos: sopas pastoras, gazpacho de invierno, habas enzapatas; guisos de conejo y perdiz, jamón de pata negra, caldereta de cordero, cocido almonteño, torta de chicharrón, serranitas. En las poblaciones de la costa la base fundamental es el pescado, con manjares como el pargo al horno, la lubina con algas de Punta Umbría o cualquier tipo de marisco. Postres típicos son el rosquete de vino y la torta de polvorón.

Vinos: Los de la zona del Condado, con denominación de origen. Entre ellos el Condado pálido y el Condado viejo.

Fiestas

San Sebastián: 20 de enero. Procesión del santo patrón de la ciudad. Se caracteriza por la consumición de los tradicionales palmitos. Carnaval: concursos de agrupaciones en el Gran Teatro. Cabalgata y entierro del Choco. Semana Santa: Desfile de 23 cofradías de penitencia al estilo barroco de la baja Andalucía.

Fiestas Colombinas: 3 de agosto. Fiestas conmemorativas de la salida de las carabelas colombinas. Homenaje a los descubridores, festivales de música y danza iberoamericana, corridas de toros, y alumbrado extraordinario en el Real.

Festival de Cine Iberoamericano de Huelva: Primera semana de noviembre.

La Marisma de Huelva

Pasaje Natural de las Marismas del Odiel

A las mismas puertas de la ciudad de Huelva, exactamente en la confluencia de los ríos Tinto y Odiel, se encuentra el Paraje Natural de las Marismas de Odiel, declarado primeramente Reserva de la Biosfera, en el año 1983, integrándolo dentro del programa "Hombre y Biosfera" de la UNESCO, y reconocido después como paraje natural, en el año 1984, por el gobierno andaluz.

Su extensión supera las 7.000 ha y, dentro de España, es, en cuanto a marismas, de los más importantes, debido a su biodiversidad y a la especial configuración del paisaje, que favorece la subsistencia de diversos ecosistemas, a pesar de la cercanía con la industrializada ciudad de Huelva.

Son numerosas las especies animales que habitan estos parajes, con especial incidencia de las aves. Entre ellas pueden enumerarse la cigüeña negra, la garza real imperial, charranes, grullas y, sobre todo, la espátula, especie estrella del paraje y sobre la que se realizan muchos estudios financiados por la Unión Europea, ya que este es el hábitat ideal para esta clase de ave.

De las especies mencionadas, muchas corren peligro de extinción, por lo que este lugar resulta especialmente interesante para el desarrollo de programas específicos de conservación y protección.

En cuanto a la flora, esta es la propia de una zona de marisma, con vegetación baja y aclimatada a un entorno cambiante.

Así, principalmente se encuentran variedades como la jara, el lentisco, los juncos o espadañas. Hay que tener en cuenta que el paisaje esta sometido al proceso de sedimentación y de redistribución de nutrientes, lo que provoca que la marisma aumente o se retraiga, incluso con oscilaciones de hasta 3 Marbella, por lo que toda la vegetación de la zona ha de estar aclimatada a esta dinámica o de lo contrario no subsistiría.

Para realizar esta visita hay que tener en cuenta que se entra en un espacio protegido, orientado sobre todo a la conservación de las aves, que es lo que prima aquí. Por tanto hay zonas de acceso restringido.

Para realizar la visita a este entorno, es necesario ponerse en contacto con el Centro de Información e Interpretación de Calatilla, que es el que se encarga de la organización del paraje.

Además de planificar los itinerarios, en este centro se ha instalado una exposición permanente sobre la flora y fauna del lugar, recogiendo también aspectos del desarrollo de la vida humana en este enclave. Así puede conocerse la existencia de diversos vestigios romanos y árabes, interesantes aportaciones sobre la vida cotidiana de los habitantes del lugar. Además de la exposición, también se proyectan reportajes que complementan la información de los paneles.

Entre las poblaciones situadas en el entorno de la marisma de Huelva destacan Moguer, Palos de la Frontera y Punta Umbría, todas en las cercanías de la capital.

Moguer

Situada en la cuenca del río Tinto, esta ciudad se hizo famosa en el mundo entero por ser la patria chica de Juan Ramón Jiménez. Sin embargo sus orígenes son remotos, siendo poblado de tartessos, romanos y musulmanes sucesivamente.

Villa marinera por excelencia, cuenta con testimonios artísticos de diversas épocas, sobresaliendo los edificios de carácter religioso, como el bello convento medieval de Santa Clara, actual sede del Museo de Arte Sacro de Huelva, o el de San Francisco, en origen del S.XV, aunque reconstruido en el S.XVIII.

Y ya en la época moderna, la casa natal de Juan Ramón Jiménez y la que alberga el museo dedicado a este insigne escritor y su esposa, Zenobia.

Palos de la Frontera

Como la mayoría de las ciudades de esta provincia, Palos de la Frontera es una fundación antigua, aunque en este caso el esplendor le llega en la época medieval. Unida ineludiblemente al Descubrimiento, en ella se conserva la casa de los hermanos Pinzon, realizada en el S.XV. Hay otras construcciones por toda la villa que resultan igualmente bellas, pero el autentico símbolo se halla a las afueras, en el monasterio de La Rabida, erigido sobre una antigua mezquita a comienzos del S.XV.

Escenario histórico de los primeros intentos de Colon por organizar el viaje hacia las Indias, es una autentica joya, tanto por su iglesia como por los claustros y las diferentes dependencias.

Punta Umbria

En las cercanías de la desembocadura del río Odiel se encuentra situada la alegre población de Punta Umbría.

El principal impulso para esta villa lo supuso la llegada de las compañías mineras a la zona, pues de esta manera comenzaron a levantarse edificios y así se produjo la expansión de la ciudad.

De Punta Umbría destacan algunas construcciones como la iglesia del Carmen y otras, de carácter civil y comercial, como el edificio de la Lonja o toda la zona del muelle.

El Parque de Doñana

Diversas civilizaciones se han asentado en los dominios que hoy conforman el territorio del Parque Nacional de Doñana. Así tartesios, romanos, árabes... han ido dejando huella de su presencia por estos parajes.

La primera referencia escrita que se tiene del llamado Coto de Doñana data del S.XIII, pasando por diversas vicisitudes hasta que, en 1969, fue creado por real decreto este parque, que actualmente forma parte de la Red Estatal de Parques Nacionales.

Doñana, considerado como Zona del Convenio de Ramsar, de Excepcional Importancia para las Aves, así como con el titulo de Reserva de la Biosfera, otorgado por la UNESCO en el marco del programa Man and Biosphere (Hombre y Biosfera), y con el Diploma del Consejo de Europa a la Gestión. También ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

El área que actualmente conforma el Parque Natural de Doñana se asienta sobre una porción del territorio antiguamente ocupada por una amplia bahía existente en la desembocadura del Guadalquivir, hasta hace unos 3.000 años, cegada por un lento proceso de colmatación que termino por configurar la fisonomía que presenta la zona en la actualidad.

Ello consistió en que la bahía se fue cerrando lentamente por una lengua de arena litoral que iba avanzando hacia la desembocadura. Entonces, el fondo de este gran estanque fue rellenándose a base de sedimentos finos (limos y arcillas) y gruesos (arenas), a la vez que un proceso de dunificación se producía en los terrenos encharcados.

Dentro de las aproximadamente 50.000 ha que ocupa el parque, unas 25.000 se inundan temporalmente y constituyen la marisma; el resto esta ocupado por arenas, móviles (dunas) y fijas o estabilizadas por la vegetación (zona de cotos).

Sobre este sustrato pueden distinguirse cinco ecosistemas bien diferenciados: la marisma, los cotos o matorral, las dunas, la playa y la zona de transición entre la marisma y las arenas, conocida como La Vera.

La comarca de Doñana presenta un régimen de lluvias de carácter atlántico suavizado, con máximos entre los meses de octubre y marzo, y una precipitación media de 550 mm al año, que hace que la marisma se mantenga inundada hasta mediados del mes de julio, cuando se produce la desecación total. El llenado, que completa el ciclo anual, se efectúa, además de por agua de lluvia, por los cauces alimentadores naturales, constituidos por el arroyo de La Rocina y del Partido, así como de Caño Martín, Caño Guadiamar y Brazo de la Torre.

Este hábitat acuático dulce-salobre es utilizado para invernar por un importante contingente de aves acuáticas procedentes del norte y centro de Europa.

La vegetación que cubre la marisma se reparte entre la que crece en las zonas prominentes no inundadas (llamadas vetas), la propiamente acuática (bayunco, castañuela y candilejo, fundamentalmente) y aquella que cubre el fondo, formada a base de micrófitos.

En la zona de cotos la vegetación dominante es el matorral, dentro del que pueden distinguirse dos asociaciones vegetales diferentes: la caracterizada por el jaguarzo, cistacea de flores amarillas que, junto con sus compañeras ocupa las zonas mas altas de las arenas estabilizadas, constituyendo el llamado monte blanco, en alusion al tono de las hojas de esta especie; y la caracterizada por los brezos y las especies que ocupan zonas mas bajas, cuyas raices se encuentran mas cerca de las aguas subterraneas, que forman el denominado monte negro. Rodeando las lagunas y bajos lagunares, que se forman en el interior de los cotos crece una vegetación arbórea representada por el alcornoque y acompañada por especies arbustivas como el arrayán o mirto.

En las zonas más altas de los cotos lo que prima es la sabina, junto con el acebuche, el labiérnago y el lentisco.

El sistema de dunas se extiende desde la playa alta hasta la marisma. En sus cimas persisten los enebros, la vegetación que mejor se acomoda a este suelo cambiante. Y entre cada dos líneas de dunas existen los denominados corrales, que son valles interdunares y están cubiertas por bosquetes de pinos piñoneros, que es el árbol más abundante en Doñana, y matorral.

La vera, o zona de transición entre las marismas y las arenas estabilizadas, constituye lo que en ecología se denomina ecotono. Es una estrecha franja de pastizal, poblada por alcornoques. En ella se concentran, sobre todo durante el verano, la mayor parte de herbívoros, gamos y ciervos especialmente, del parque.

Como especies más representativas de las zonas de arenas hay que citar al águila imperial española y al lince ibérico, cuyas poblaciones constituyen los más importantes núcleos en territorio español.

Español
Inglés

ACTUALIZAR Traducción
CERRAR
  Refrescar página