ES

Córdoba, Andalucia

Córdoba, situada en la zona más septentrional de Andalucía y en el curso medio del Guadalquivir, fue foco de cultura árabe, capital del califato y cuna de grandes hombres como el filosofo Séneca o el poeta Lucano.

Físicamente, la provincia cordobesa esta integrada por varias cadenas montañosas como Sierra Morena, cruzada por los cauces del Bembezar, Guadiato, Guadamellato y Yeguas y que constituye uno de los enclaves más importantes de refugio del águila imperial iberia; el Valle Bético, con abundantes tierras de aluvión regadas por afluentes del Betis; la zona de la Campiña, llanura ondulada al sur del Guadalquivir con plantaciones de olivos y acebuches; y, por ultimo, las Sierras Subbéticas de Montilla, Priego y Cabra, que forman un parque natural protegido.

El clima de esta provincia es mediterráneo-continental, con veranos calurosos e inviernos templados, que favorecen una agricultura en la que tienen un papel relevante las plantaciones de olivos, así como de cereales.

La cocina cordobesa utiliza principalmente productos del campo, como cereales y leguminosas, condimentados con especies, testimonio de su pasado árabe; de la sierra procede la carne, siendo el cerdo base fundamental.

Además también hay abundante caza, mayor y menor. Entre los postres abundan las exquisitas dulcerías como las rosquillas rellenas de miel o los alfajores, así como el pastel cordobés, consistente en hojaldre relleno de cabello de ángel.

Complementa la buena mesa el vino cordobés, que posee Denominación de Origen de Montilla-Moriles, procedente de las cepas de Pedro Ximenez, bacardi o moscatel, y que comprende 17 municipios entre los que están Montilla, Fernan Niñez, Moriles, Puente Genil o Lucena.

Fiestas

Carnavales : Recuperados recientemente, han alcanzado una enorme popularidad. Hay concurso de comparsas y chirigotas en el Gran Teatro.

Semana Santa : Tienen lugar desfiles procesionales de una treintena de hermandades de penitencia. Es destacable la belleza que ofrecen los cortejos a su paso por las calles del centro histórico de Córdoba.

Romería de Santo Domingo : Penúltimo domingo de Cuaresma. Romería de Linares: Primer domingo de mayo. Conmemora la conquista de la ciudad por San Fernando. El santuario, que alberga la imagen de la Virgen de Linares, es una ermita encastrada en un torreón medieval que está a unos 6 Km de Córdoba.

Festival de los patios cordobeses : Del 5 al 18 de mayo. De Interés Turístico Nacional. Es continuación del concurso de Cruces de Mayo. Cerca de cuarenta patios, muy afamados y cuajados de flores, abren sus puertas a los visitantes. Hay actuaciones folclóricas en las plazas.

Feria de Nuestra Señora de la Salud : Del 25 al 28 de mayo. Sigue el estilo de las tradicionales ferias andaluzas: casetas, paseo de caballistas y bailes por sevillanas. Feria taurina de prestigio.

San Rafael Arcángel : 24 de octubre. Fiesta en honor del patrón de la ciudad, el Arcángel San Rafael. Es costumbre ir al campo y comer un perol cordobés, que es un guiso de arroz y carne.

Sinagoga

Fue construida en el S. XIV y es una obra de carácter mudéjar cuyos muros se encuentran decorados por una rica labor de yeseria. Tiene un pequeño atrio y una sala de oración. Es una valiosa muestra del legado judío en la Península.

Torre de la Malmuerta

Torre ochavada albarrana levantada en los primeros años del S. XV. El origen de su nombre se fundamenta en la leyenda de una mujer muerta entre sus muros. Ha cumplido funciones defensivas, de observatorio, de polvorín y de prisión.

Convento de la Merced

Es la sede actual de la Diputación Provincial. Uno de los mas destacados ejemplos del barroco cordobés, fechado en 1745. Tiene una gran fachada, hermosos patios claustrados y la iglesia con importantes pinturas.

Palacio de los Marqueses de Viana

Casa señorial del S.XIV conocida por el nombre de Museo de los Patios por tener en su interior mas de diez, todos bellísimos. También posee colecciones de tapices, mobiliario de época, armas de fuego, porcelanas y una biblioteca.

Iglesia de San Lorenzo Capitulares

Fue construida entre los años 1244 y 1300. Su planta se ajusta a las características de las iglesias medievales andaluzas. Consta de tres naves, campanario, torre realizada por Hernán Ruiz el Joven, atrio porticado al exterior y rosetón de impresionante factura. El interior esta decorado con frescos del S.XV.

Templo Romano

Restos de lo que fue un templo romano de grandes dimensiones. Construido en época Flavia (S. I d.C.).

Museo Provincial de Bellas Artes

Muestra pintura, fundamentalmente, de pintores cordobeses: Juan de Peñalosa, Bermejo, Pedro de Córdoba, etc. También posee cuadros de Goya, Zurbarán, Murillo, dibujos de Ribera, Lucas Valdés, Fortuny y Sorolla, así como esculturas de Juan de Mesa, Benlliure y Mateo Inurria. Comparte el edificio del que fuera Hospital de la Caridad con el Museo de Julio Romero de Torres.

Museo Julio Romero de Torres

Fue inaugurado en 1951, en el espacio de la casa familiar del pintor. Consta de seis salas en las que se exhiben algunas obras, retratos, fotografías y publicaciones de este popular artista cordobés.

Puente Romano y Puerta del Puente

Su construcción se atribuye a Augusto. El puente, con 16 arcadas, fue levantado para salvar el cauce del rió Guadalquivir. La Puerta del Puente esta a la entrada del mismo. Es obra de Hernán Ruiz III, ejecutada a modo de arco triunfal.

Alcazar de los Reyes Cristianos y el Museo

Su construcción se inicio en 1328 por orden de Alfonso XI. Fue corte de los Reyes Catolices durante varios años. Es una obra militar en estilo gótico con salas donde se exponen piezas arqueológicas y una espléndida colección de mosaicos romanos. Tiene buenos jardines con fuentes y albercas mudéjares.El museo contiene una colección de arte y de arqueología románica. Es interesante el salón de los Mosaicos, con las paredes decoradas con los descubiertos en la plaza de la Corredera. Tiene sarcófagos de los SS. II y III.

La Juderia

La judería es un barrio de estrechas calles que acogió históricamente a la comunidad judía cordobesa desde época romana. En la plaza de Tiberiades se encuentra la escultura de Maimonides, sabio judío nacido en este barrio.

Torre de la Calahorra, Museo Vivo de Al-Andalus

Esta torre militar musulmana reformada en 1369 por orden de Enrique II de Trastamara. Es sede del Instituto para el Dialogo de las Culturas, entidad que ha instalado un museo en su interior donde se pueden ver maquetas de La Mezquita, La Alhambra y documentos visuales en multivisión.

Museo Principal Taurino

Esta ubicado en la llamada casa de las Bulas, magnifico edificio del XVI. Sus salas están dedicadas a los grandes toreros cordobeses: Lagartijo, Guerrita, Machaquito y Manolete.

Posee una biblioteca de temas taurinos, así como esculturas, pinturas y fotografías del mundo del toro.

Museo Arqueológico

El museo recorre la ciudad de Córdoba a través de sus colecciones arqueológicas, desde la prehistoria hasta la Edad Media: fondos ibéricos, románicos, visigodos, hispano-musulmanes, mudéjares y renacentistas.

Museo Diocesano

Reúne una importante muestra del patrimonio artístico de la Iglesia cordobesa, que incluye desde el arte medieval hasta nuestros días. Cuenta con notables obras de Julio Romero de Torres. Esta situado en lo que fue antiguo Palacio Episcopal, frente a la Mezquita.

La Mezquita de Córdoba

La Mezquita de Córdoba es un monumento esplendoroso de la etapa musulmana, declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Erigida en lo que primitivamente era la Basílica de San Vicente, lo primero que llama la atención es su orientación geográfica, pues las mezquitas árabes están generalmente orientadas en dirección a La Meca, mientras que la cordobesa mira al Sur.

Su construcción se realizo en varias fases: fue comenzada por Abderraman I (S.VIIII), luego ampliada por Abderraman II (S.IX) y Almanzor (S.X), que la convirtieron en el mayor templo islámico tras la Beit Allah de La Meca.

Pero no acabaron aquí las reformas, ya que en la etapa de la Reconquista se siguieron haciendo diversas modificaciones para adaptarla al culto cristiano, siendo la más importante la construcción de la catedral en el centro del templo musulmán. Exteriormente presenta aspecto de fortaleza, siguiendo la línea arquitectónica persa, con muros de cantería rematados en forma almenada.

Entre las varias entradas que tiene hay que destacar la Puerta del Perdón, mudéjar, que era lugar donde los penitentes recibían la absolución y que es por donde se accede al interior. Pero también conviene admirar la belleza de alguna mas, como la puerta del Caño Gordo, de estilo clásico y situada en la misma fachada que la del Perdón; la puerta de San Esteban, que corresponde a la iglesia precedente ya mencionada, aprovechada para la mezquita y que es, por tanto, la más antigua de esta construcción; tambien hay otras, que se localizan circulando el recinto, como la de los Deanes, la de San Miguel, Santa Catalina, la de Palacio y varias más. Asimismo, antes de entran en el recinto merece la pena admirar el Alminar, reconstruido en el S.VIII sobre el antiguo minarete de Hixem I y que conserva en su interior los elementos constructivos de esa época, aunque el acabado exterior sea de corte clasicista. Y tras franquear la puerta de acceso, lo que se encuentra en primer lugar es ese jardín maravilloso que es el Patio de los Naranjos, espacio dedicado dentro de la mezquita a realizar las abluciones. Todo él esta rodeado por una galería porticada y cuenta con diversas fuentes.

Superada esta "antesala", ya se encuentra la mezquita propiamente dicha, a la que se accede por la llamada Puerta de las Palmas, interesante en si misma por su llamativa decoración, amalgama de los estilos bizantino y renacentista.

El habitáculo que constituye el interior del tempo esta formado por 19 naves en sentido longitudinal, es decir, perpendiculares al muro sur o de la quila, que se encuentra al fondo de la mezquita. Esta disposición no era la original, sino que es fruto de las sucesivas ampliaciones llevadas a cabo, que modificaron sustancialmente su estructura.

Una vez dentro, lo primero que llama la atención son las famosas columnas, de las que siempre se habla. Y no es para menos. Realmente seria difícil no hacerlo, pues pocas personas dejan de impresionarse ante el panorama que ofrecen los nada menos que 850 pilares que sustentan la construcción. Estos están realizados en jade, granito y otras calidades de mármol de diversa procedencia y están unidos entre sí por dobles arcadas, combinando la de herradura y el medio punto, en piedra blanca y roja.

También para ello se reutilizaron elementos procedentes de construcciones romanas y visigodas, perfectamente integradas en el conjunto. El techo esta decorado en madera policroma durante muchos años oculta por falsas bóvedas que luego fueron suprimidas.

Prosiguiendo la visita por lo que era la mezquita, habrá que continuar en dirección al fondo, superando la catedral, de la que luego se hablara.

Después se pasa por la Capilla de Villaviciosa, que era donde en tiempos de Abderraman I estaba situado el mihrab, antes de las sucesivas ampliaciones.

Alcanzando el muro sur o quibla, que era donde los fieles oraban en dirección a La Meca, esta el definitivo mihrab. De planta octogonal, este era el santuario donde se exponía el Corán. Ricamente ornamentado, sus paredes tienen numerosas inscripciones que se prolongan hasta la cúpula del techo, en forma de concha y realizada en mármol de una sola pieza. Junto a este habitáculo esta situada la maqsura, que era el espacio reservado al califa y su sequito, es decir, su oratorio particular. Y a su izquierda, en la sacristía, esta hoy el Museo Catedralicio con un importante legado artístico en cuyos fondos se incluyen piezas de arte sacro, orfebrería, ornamentos y libros sagrados, así como una Custodia de Arfe.

Arquitectónicamente, la Catedral, del S.XVI, en la que participaron diferentes artistas (destacan los Hernán Ruiz), consta de una única nave, mas alta que las del resto de la edificación, coronada por una grandiosa cúpula de estilo italianizante. Dentro del mismo conjunto están el Coro, con una preciosa sillería churrigueresca de Pedro Duque Cornejo, y la Capilla Mayor, con un grandioso retablo.

A los lados de la Catedral se encuentra la Capilla Real y la de Villaviciosa. La primera es mudéjar del S.XIV. La de Villaviciosa, donde originariamente estaba situado el mihrab, esta coronada por una bella cúpula decorada con caracteres islámicos. La parte cristiana se completa, además, con las numerosas capillas que hay en los laterales de la mezquita.

Villanueva de Córdoba

La primera parada de esta ruta es Villanueva de Córdoba. Este enclave, fundado en la Edad Media, esta dedicado principalmente a la agricultura y la ganadería. Resulta muy atractivo a la vista del viajero por los extensos campos que tiene alrededor, repletos de encinas y en los que pastan tranquilamente rebaños de ovejas.

Respecto a la arquitectura, esta es fundamentalmente rustica, donde abundan las casas labriegas, de recias fachadas en las que destaca el empleo del granito con material de construcción.

Pozoblanco

La ciudad de Pozoblanco, pues desde 1928 ostenta ese titulo, es la capital del Valle de los Pedroches, centro administrativo y sanitario que cuenta con un hospital comarcal. Es, como la anterior villa, una población eminentemente agrícola y ganadera, aunque también es conocida su actividad minera, con pozos de cobre, bismuto y estaño, entre otros, y su comercio, contando con diversas fabricas orientadas a la producción alimenticia y también textil.

Pedroche

La villa de Pedroche es la que da nombre a todo el valle y ello porque con anterioridad era el centro administrativo de la comarca, aunque lo perdió a favor de Pozoblanco cuando esta alcanzo el titulo de ciudad.

Hoy en día su principal actividad es la del campo, con plantaciones de olivo y vides, que se extienden por su entorno.

Dos Torres

El pueblo de Dos Torres esta a continuación de Pedroche, aunque no siempre fue así. Esta afirmación que puede resultar chocante tiene su explicación. Esta villa cordobesa es de fundación relativamente reciente, ya que se constituyó jurídicamente a mediados del siglo pasado por la fusión de otros dos pueblos precedentes para que así tuvieran una unidad administrativa que en la practica ya se daba. Y el resultado fue Dos Torres. ¿Y el nombre, de donde le viene? Pues de que, en efecto, se juntaron "dos torres", las de los pueblos que se fusionaron, cuyos topónimos eran Torremilano y Torrefranca.

El Viso

Esta villa es la más cercana a Santa Eufemia, en el limite del valle. De ella puede decirse que, sin tener grandes construcciones, resulta igualmente atractiva por su tipismo, clásico de los pueblos de la zona, con lindas casitas encaladas en las que se aprecia el granito de los dinteles de las puertas y ventanas.

Santa Eufemia

Alternativamente en manos de moros y de cristianos por su importancia estratégica, esta villa, a los pies del monte Herzon y rodeada por las sierras de la Barca y de la Naya, conserva de los primeros las ruinas de lo que fuera un castillo del S. XI, arrasado en tiempos de los Reyes Católicos.

Cuenta además con otros vestigios de su pasado medieval, representados principalmente por los restos de la muralla que cercaba el pueblo.

Como ejemplos mas destacados de ello, perviven hoy en día la llamada Puerta de la Villa, que era el antiguo paso de acceso, y la parroquia de la Encarnación.

Belalcazar

Situada entre los ríos Guadamatilla y Zujar, fue en su día una importante ciudad árabe, pasando en el S.XV a ser parte del señorío de los Sotomayor. Estos construyeron aquí un soberbio castillo así como otros edificios de interés, diseminados entre las construcciones populares. La fortaleza, erigida fuera del pueblo, se mantiene aun en pie, aunque ya no conserva el esplendor de sus buenos tiempos.

Hinojosa del Duque

La población de Hinojosa, rodeada de extensos campos, era un antiguo núcleo musulmán que en el S.XIII paso a manos cristianas, formando parte con posterioridad del señorío de los Sotomayor, dueños de Belalcazar.

Esta villa, centro agrario dedicado a la producción de harinas y aceites, es un lugar tranquilo y bello, típico de la serranía, con numerosas casas de arquitectura tradicional y hermosos templos que denotan un pasado esplendoroso.

Fuente La Lancha

Emprendiendo el camino hacia Córdoba encontramos este pueblecito, que, como los anteriores, formaba parte de los territorios del señorío de Sotomayor. Lo que más destaca de esta villa, circundada por el rió Guadamatilla, es el templo parroquial de Santa Catalina, del S.XVI.

Villanueva del Duque

Este pueblo, también perteneciente en su día a los Sotomayor, esta dedicado actualmente a la producción agrícola, como la mayor parte de los otros enclaves de los Pedroches. Entre los edificios más llamativos esta la ermita de la Virgen de la Guía, en las cercanías de la villa, Virgen por la que se tiene gran devoción en toda esta zona. Igualmente, la barroca iglesia de San Mateo, fiel a la arquitectura pedrocheña, con abundante empleo del granito como material de construcción. Entre los edificios civiles, además de las pintorescas casas serranas, destaca el Ayuntamiento.

Alcaracejos

Dedicado a la producción de aceite, este es el ultimo pueblo de la ruta, situado en la encrucijada entre las diferentes vías que cruzan el valle de Norte a Sur y de Oriente a Occidente y desde donde se encaminaban los viajeros hacia los puertos del Calatraveño Torremolinos de Espinel, los principales hitos ortográficos de este antiguo camino de comunicación.

Gastronomia

En la cocina de los pueblos del valle de Pedroche tienen un papel fundamental las carnes, sobre todo las de cerdo y cordero, ingredientes básicos de varios guisos. Platos: sopa dorada, liebre en escabeche, caldereta de cordero, lechón frito. Postres: roscas de Santa Anta y buñuelos de San Blas.

Español
Inglés

ACTUALIZAR Traducción
CERRAR
  Refrescar página